Error
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 43

Prueba Cutánea de PPD

Miércoles, 26 Octubre 2011 14:16 Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Prueba cutánea de PPD

La prueba cutánea de PPD, sigla en inglés de derivado proteico purificado, es un método utilizado para el diagnóstico de la tuberculosis (TB).

Forma en que se realiza el examen

Se limpia el sitio (usualmente el antebrazo) con alcohol de fricción. Luego, se inyecta el extracto de PPD debajo de la capa cutánea superior, provocando la formación de una roncha en la piel, la cual por lo regular desaparece en unas pocas horas.

La reacción tardará de 48 a 72 horas en aparecer y usted debe volver al médico en este lapso para realizarse una revisión del área. Este chequeo determinará si ha tenido una reacción significativa a la prueba de PPD. La reacción se mide en milímetros de hinchazón firme (induración), no enrojecimiento, en el sitio de la infección.

Preparación para el examen

No hay una preparación especial para esta prueba.

Coméntele al médico si alguna vez ha tenido una prueba cutánea de PPD positiva. De ser así, ésta no se debe repetir, excepto bajo circunstancias inusuales.

Igualmente infórmele al médico si tiene una afección médica o si toma ciertos fármacos, como esteroides, que pueden afectar su sistema inmunitario. Estas situaciones pueden llevar a que se presenten resultados imprecisos en la prueba.

Lo que se siente durante el examen

Se sentirá una picazón leve a medida que se inserta la aguja justo debajo de la superficie de la piel.

Razones por las que se realiza el examen
La prueba de PPD se realiza para averiguar si uno ha estado infectado con Mycobacterium tuberculosis, las bacterias que causan la TB.

Valores normales

Una reacción negativa (ausencia de induración) o un tamaño de inflamación dura que esté por debajo del umbral para cada grupo en riesgo pueden significar que usted no ha sido infectado con la bacteria que causa la tuberculosis. Existen umbrales diferentes para niños, personas con VIH y otros grupos de riesgo.

Ésta no es una prueba perfecta y es posible que hasta el 20% de las personas infectadas con la bacteria que causa la tuberculosis no tengan una reacción en la prueba cutánea de PPD. Además, algunos padecimientos que afectan el sistema inmunitario (cáncer, quimioterapia reciente, SIDA en etapa terminal) pueden provocar un resultado falso negativo en la prueba.

Significado de los resultados anormales

Los resultados de la prueba dependen del tamaño de la reacción en la piel y de la persona que se está examinando.

Una pequeña reacción (5 mm de hinchazón firme en el sitio) se considera positiva en personas que:

Tienen VIH.
Han recibido un trasplante de órgano.
Tienen un sistema inmunitario debilitado o están tomando terapia con esteroides (aproximadamente 15 mg de prednisona por día durante un mes).
Han estado en contacto cercano con una persona que tiene tuberculosis activa.
Presentan cambios en una radiografía de tórax que lucen como una tuberculosis pasada.
Las reacciones más grandes (superiores o iguales a 10 mm) se consideran positivas en:

Personas con un examen negativo conocido en los últimos dos años.
Personas con diabetes, insuficiencia renal u otras afecciones que incrementan su posibilidad de contraer tuberculosis activa.
Trabajadores de la salud.
Consumidores de drogas en inyección.
Inmigrantes que se han trasladado desde un país con una alta tasa de tuberculosis en los últimos 5 años.
Niños menores de 4 años.
Bebés, niños o adolescentes que están expuestos a adultos de alto riesgo.
Estudiantes y empleados de ciertos ambientes de vida en grupo, como prisiones, asilos de ancianos y refugios para personas sin hogar.
En personas que no tienen riesgos conocidos para tuberculosis, 15 mm o más de hinchazón firme en el sitio son indicios de una reacción positiva.

Cuáles son los riesgos

Existe un riesgo muy pequeño de enrojecimiento e inflamación severos del brazo en personas que se han sometido previamente una prueba de PPD que arrojó un resultado positivo y quienes se someten a la prueba de nuevo. También se han presentado unos cuantos casos de esta reacción en personas que no habían sido evaluadas antes.

Consideraciones especiales

Una prueba cutánea positiva no necesariamente significa que una persona tenga tuberculosis activa. Se tienen que hacer más exámenes para verificar si hay enfermedad activa.

Muchas personas que nacieron fuera de los Estados Unidos pueden haber recibido una vacuna llamada vacuna "BCG" (vacuna antituberculosa), que puede llevar a un resultado falso positivo en la prueba. Sin embargo, la mayoría de los expertos dice que una vacunación pasada con BCG no debe cambiar el resultado de la prueba de PPD cuando ésta se hace en personas con un mayor riesgo de enfermedad o infección por tuberculosis.

FUENTE

Medlineplus

 

Visto 41705 veces Modificado por última vez en Martes, 15 Enero 2013 15:43

VESALIUS PHARMA | Latinoamérica sin fronteras en medicamentos